cansada
Loading...

Muchos corredores son verdaderos “adictos” a los entrenamientos que desafían las posibilidades físicas y donde se pone a prueba el poder de la mente para soportar elevados niveles de incomodidad.

El placer/sufrimiento de correr a elevadas velocidades o largas distancias y las sensaciones posteriores a un entrenamiento realizado con esfuerzo, son sentimientos  habituales para un corredor.

Sin embargo, estos entrenamientos duros tienen un precio alto para nuestro cuerpo, ya que cuanto mayor es la exigencia a la que lo sometemos, mayor será el “daño” que le provocaremos.

El running y la recuperación

Luego de estos esfuerzos, las adaptaciones que se produzcan en nuestro, dependerán de su capacidad de repararse y recuperarse con rapidez y en definitiva, serán las que te permitan mejorar cómo corredores.

Por ello, es importante que apenas termines un duro entrenamiento, inicies una rutina de recuperación adecuada para el esfuerzo al que has sometido a tu cuerpo (aquí tienes una guía).

La alimentación, hidratación y estiramientos deberían tener un lugar importante dentro de una buena rutina de recuperación.

Claro que la mayoría de los corredores focalizan sus esfuerzos a cuidar y recuperar los grandes músculos de las piernas (cuadriceps, isquitibiales, etc) y para ello realizan ejercicios, estiramientos y masajes en dichas zonas.

Sin embargo, es poco habitual ver corredores que se preocupen por cuidar (y recuperar) de la misma manera, una de las zonas mas importantes para un corredor, los pies y sus músculos.

Los músculos de los pies

Los músculos de los pies, suelen ser uno de los grupos musculares mas olvidados y desconocidos por la mayoría de los corredores.

Aunque no sean vistosos cómo el resto de los músculos de nuestro cuerpo, nuestros pies se mueven y estabilizan nuestro cuerpo gracias a ellos y por eso es importante estirarlos y masajearlos al igual que el resto.

Después de un duro entrenamiento, nuestros pies sienten el esfuerzo de cada uno de los impactos que reciben en cada paso que damos mientras corremos, y por ello, pueden inflamarse y sentirse cansados.

Cómo consecuencia de ello, y debido a la importancia de los músculos de nuestros pies, es que te recomendamos que luego de duros entrenamientos, realices el ejercicio que te mostramos en el siguiente video:

data-ad-format="rectangle"

Estos ejercicios de masajes y estiramientos, te ayudarán a prevenir y tratar lesiones en nuestros pies y sus músculos.

Asimismo, notarás que generan mucha satisfacción, ya que tienen grandes efectos relajantes, por lo que seguramente empezarás a realizarlos en forma habitual.

En casos de elevadas molestias en los pies, colocar hielo o sumergirlos en agua helada, puede ser una alternativa que te ayudará a recuperarlos con mayor rapidez.

Luego de entrenamientos duros, cómo fondos, fartlek, tempo y otros, recuerda incorporar este ejercicio y sus variantes para recuperar tus pies. 

Loading...