lesionado
Loading...

A muchos corredores les cuesta mucho escapar de las lesiones y les resulta imposible correr en forma constante durante una temporada completa.

Sin dudas, una de las peores cosas que le puede pasar a un corredor mientras entrena para una competición,  es lesionarse gravemente  y verse obligado a dejar de correr.

Claro que también están aquellos corredores que no sufren lesiones graves, sino que están en un constante círculo de lesiones pequeñas que le impiden progresar como deberían y desearían.

Además de arruinar tu plan de entrenamiento y desmoralizar a cualquier corredor, las lesiones tienden a contribuir a la debilidad muscular, ya que que mientras un corredor sufre una lesión, probablemente se vea obligado a:

– Disminuir la intensidad de sus entrenamientos.

– Realizar otra actividad física hasta que cure su lesión.

– Abandonar completamente la actividad física hasta recuperarte.

Ahora bien, para evitar el debilitamiento muscular, en lesiones tendinosas, articulares y en algunas musculares, existen dos formas de fortalecer tus músculos sin afectar tu recuperación ni agravar la lesión.

I.- Ejercicios Isométricos

Los ejercicios isométricos son un  forma de ejercitar nuestros músculos que implica su contracción estática sin ningún movimiento visible en el ángulo de la articulación.

Cómo consecuencia de la naturaleza de los ejercicios isométricos, las articulaciones y tendones, sufren mucho menos que en otro tipo de ejercicios que involucran el movimiento articular.

Los ejercicios isométricos pueden ser realizados con el propio peso de nuestro cuerpo, o incorporar peso extra para aumentar la resistencia.

Los ejercicios isómetricos, varían en su duración, según los objetivos y la forma física, pero para corredores lesionados, mantener la contracción muscular durante 30 segundos puede llegar a ser un desafío.

Un excelente ejercicio isómetrico para las rodillas es la sentadilla en la pared, te recomendamos que veas cómo realizarlo en este enlace.

data-ad-format="rectangle"

II.- Electroestimulación

Normalmente, cuando deseamos contraer un músculo (para movernos o agarrar algo), nuestro cerebro envía una orden en forma de corriente eléctrica que se desplaza a gran velocidad por las fibras nerviosas hasta el músculo, que reacciona contrayéndose.

Con un dispositivo de electroestimulación, esta orden se produce directamente sobre el nervio motor gracias a los impulsos eléctricos que este envía logrando la inmediata contracción muscular.

Aunque la electroestimulación, es considerada por muchos como una herramienta de rehabilitación, puede ser un dispositivo muy útil para corredores de largas distancias, ya que además de colaborar con la recuperación y restauración de los daños, también puede ayudarnos a fortalecer nuestros músculos.

Cuando un corredor sufre una lesión que le impide correr o realizar ejercicios con sus piernas, la electroestimulación, puede ser una buena forma de mantener a nuestros músculos fortalecidos, ya que nos da la posibilidad de lograr su contracción sin intervención articular.

Aunque siguen siendo costosos, en los últimos tiempos  resultan mas accesibles para el público general (no nos referimos a los que se ven por la televisión).

Cuando un corredor está lesionado,  disponer de un dispositivo de electroestimulación adecuado ( no los de la tv) y contar con la ayuda de nuestro terapeuta para que recomiende cómo utilizarlo, puede ser una combinación perfecta para mantener tus músculos fortalecidos y recuperarte mas rápido.

Loading...