DOLOR DETRÁS DE LAS RODILLAS
Loading...

¿Sientes dolor detrás de la rodilla? ¿Te duele al caminar, estar sentado, flexionar tus piernas y correr? Te ayudamos a descubrir las causas.

Para ayudarte a identificar las posibles causas del dolor detrás de la rodilla, te presentaremos 4 típicas lesiones que puedes sufrir en la zona y que pueden ser las culpables.

Obviamente este artículo es meramente orientativo y no intenta suplir una visita al médico (quien será el adecuado para diagnosticarte y tratarte).

Recuerda que el diagnóstico diferencial para el dolor posterior de la rodilla es amplio y puede incluir patologías en los huesos, estructuras musculotendinosas, ligamentos, nervios, componentes vasculares y / o a las bursas.

1.- SOBRECARGA DEL POPLÍTEO

El poplíteo es un músculo que se ubica en la parte superior de la pantorrilla (en la parte posterior de la rodilla).

Es un músculo de tamaño pequeño y corto, de forma aplanada y triangular.

Como notarás en la imagen, el poplíteo no es nada vistoso.

poplíteo

Probablemente, por estas características es tan poco conocido por la mayoría de los corredores hasta que comienzan a sentir dolores detrás de la rodilla.

Pese a su tamaño, el poplíteo es un músculo con interesantes funciones.

Cuando la rodilla está en extensión completa,  el poplíteo es el encargado de iniciar la flexión de la rodilla. Esto se observa principalmente al doblar la rodilla cuando la persona está acostaba boca abajo.

También colabora a mantener la estabilidad de la rodilla.

Además, es un controlador importante de la rotación de la rodilla durante la fase de apoyo.

data-ad-format="rectangle"

¿QUÉ LE PASA AL POPLÍTEO CUANDO CORRES?

Al correr, tus piernas deben soportar los impactos que se producen en cada paso que das . Uno de los músculos que tienen una importante intervención en tu marcha es el poplíteo.

Estos impactos reiterados, pueden generar una sobrecarga del músculo poplíteo que puede producir un estado de rigidez y falta de elasticidad peligroso.

Un músculo poplíteo rígido y mal estirado, puede generar la inflamación de su tendón y aparición de una tendinopatía sumamente dolorosa que se sufre en la parte posterior de la rodilla (tendinopatía poplítea).

Esta tendinopatía se ve agravada durante las sentadillas profundas y particularmente cuando se corre cuesta abajo.

La inflamación y el dolor puede empeorar si a pesar del dolor se continúa con la actividad física dura, ya que con el tiempo se provocan microlesiones que pueden causar la formación de un tejido cicatrizal de mala calidad.

Este tejido cicatrizal puede producir dolor crónico cada vez que se hace ejercicio. La tendinitis crónica puede requerir semanas para su total curación.

Básicamente, como en todas las tendinopatías, si no la tratas de forma inmediata, puede aumentar la sintomatología y dificultar la recuperación.

Por ello, ante la aparición de las primeras molestias en la zona, deberás reducir las cargas de entrenamiento y comenzar a trabajar para desinflamar la zona.

Además del dolor en la zona al desplazarnos, la inflamación del poplíteo puede impedir una total extensión de la rodilla (en los casos más avanzados).

¿QUÉ PUEDES HACER PARA ELIMINAR EL DOLOR DE TUS RODILLAS?

En el caso de que estés sufriendo dolores o molestias en tu poplíteo, te recomendamos que sigas estos consejos:

.-  Reduce las cargas de entrenamiento (disminuye volumen e intensidad de los entrenamientos).

.-  Aplicación de hielo en la zona.

.- Compresión: usar medias de compresión puede ayudar a aumentar el flujo sanguíneo y reducir el dolor.

.- Trabajar duramente en los estiramientos de la pantorrilla y poplíteo.

.- Evitar las sentadillas profundas (hasta muy abajo) o correr en cuestas.

.- Masajes para evitar la formación y favorecer la eliminación de nudos musculares en el poplíteo.

2.- SOBRECARGA DEL GASTROCNEMIO

Las pantorrillas se componen de dos músculos: el gastrocnemio (los famosos gemelos) y el sóleo.

Tanto el músculo gastrocnemio y el sóleo se unen con el tendón de Aquiles, el tendón más fuerte y grueso del cuerpo humano.

– GASTROCNEMIO

El gastrocnemio es el músculo de la pantorrilla más grande, tiene dos partes o “cabezas”, que juntos crean su forma de diamante (lo que da origen al nombre gemelos).

El gastrocnemio colabora en la flexión de la articulación de la rodilla y la flexión plantar del tobillo.

– SÓLEO

El sóleo, es un músculo ancho y grueso que está ubicado debajo del gastrocnemio, por lo que una gran parte de él no puede ser “vista”.

Los músculos de las pantorrillas tienen una importancia significativa durante la zancada mientras corres.

Además de colaborar en la flexión de tus rodillas mientras corres y en el movimiento de tus tobillos, los músculos de la pantorrillas tienen dos grandes funciones importantes para un corredor.

Una de estas funciones es importante es su contribución en el impulso de tu cuerpo hacia adelante en cada zancada.

Sin embargo, aunque muchos creen esa es su principal contribución, lo cierto es que los músculos de las pantorrillas se activan aún más en la fase de apoyo.

Es decir, los músculos de las pantorrillas son vitales cuando tus pies entran en contacto con el suelo, contribuyendo al equilibrio y la absorción y distribución del impacto.

Como consecuencia de esto, se puede generar una sobrecarga del gastrocnemio que en muchos casos deriva en una tendinopatía.

La tendinopatía o tendinitis del gastrocnemios genera la  inflamación y degeneración del tendón del músculo de la pantorrilla causando dolor en la parte posterior de la rodilla.

Esta es una lesión por uso excesivo que es muy común en los corredores.

En otro de nuestros artículos te mostramos excelentes trucos para cuidar tus pantorrillas y evitar estas lesiones.

 

3.- TENDINOPATÍA DEL BICEPS FEMORAL

El bíceps femoral es uno de los músculos que puedes encontrar en la parte posterior de tu pierna.

Este músculo es uno de los que integran los famosos isquiotibiales, y por ello es tan importante para los corredores.

El bíceps femoral es un músculo de dos puntas que se encuentra en la parte posterior del muslo. Se compone de dos partes: la cabeza larga, que se adjunta a la isquión (la parte inferior y posterior del hueso de la cadera), y la cabeza corta, que se une al hueso del fémur.

Las dos cabezas del bíceps femoral permiten realizar la flexión de la rodilla,  pero la cabeza larga (la que se encuentra en parte superior) también colabora a la extensión de la cadera.  Cuando tus rodillas están semiflexionadas, el biceps femoral colabora en una ligera rotación externa.

Cuando corres, la activación del bíceps femoral (y otros músculos) es lo que permite que flexiones y extiendas las rodillas y cadera en cada una de tus zancadas..

Debido a las exigencias a la que sometes a este músculo en cada uno de tus entrenamientos y carreras, es vital que lo cuides como corresponde.

Los síntomas incluyen dolor e hinchazón donde el tendón se inserta en el hueso. Es decir, detrás de la rodilla en la parte exterior.

Si los otros dos tendones de los isquiotibiales también están involucrados, el dolor puede sentirse en la zona media.

El dolor detrás de la rodilla lo sentirás al flexionar la rodilla y al terminar de hacer ejercicio ( puede continuar el día siguiente).

Nuestra recomendación: buenos estiramientos y masajes de la zona.

QUISTE DE BAKER

El quiste de Baker es una acumulación de líquido articular (líquido sinovial) que forma un quiste detrás de la rodilla.

El quiste de Baker es causado por hinchazón en la rodilla que puede causar algo de molestia o rigidez, hinchazón dolorosa o indolora detrás de la rodilla.

El quiste se puede sentir como un globo lleno de agua, que se puede romper y causar dolor, inflamación y hematoma en la parte posterior de la rodilla y la pantorrilla.

QUISTE DE BAKER

El quiste de Baker suele aparecer ante

.- Una ruptura en el cartílago del menisco de la rodilla.

.- Lesiones del cartílago.

.- Artritis de la rodilla (en adultos mayores).

.- Artritis reumatoidea.
Si el quiste es doloroso, el objetivo del tratamiento suele ser corregir el problema que lo está causando, como artritis o ruptura de meniscos.

Algunas veces, un quiste se puede drenar y en casos excepcionales extirpar con cirugía si se vuelve excesivamente grande o causa síntomas.

Recuerda que el quiste de baker tiene una alta probabilidad de reaparecer si no se aborda la causa.

INFOGRAFÍA

4 LESIONES QUE GENERAN DOLOR DETRÁS DE LA RODILLA INFOGRAFÍA

Loading...