¿Crees que los HUEVOS SON MALOS para tu salud? Descubre qué dice la ciencia al respecto.

Como adelanto, te anticipamos que es una gran mentira: LOS HUEVOS SON BUENOS PARA TU SALUD y están llenos de beneficios nutricionales.

COMO EMPEZÓ EL MITO

Antes de la segunda Guerra Mundial se consideraba  que los huevos eran saludables por su alto contenido en proteínas y otros nutrientes.

Desde los años setenta , cuando los médicos empezaron a estudiar  los efectos perjudiciales del colesterol, los huevos de repente se convirtieron en uno de los principales enemigos de la buena nutrición.

En esa época, se recomendaba comer sólo dos o tres a la semana, y ninguno si se tenía un índice alto de colesterol.

La razón principal por la cual los huevos se consideraban no saludables era la cantidad de colesterol en las yemas.

Por si no lo sabes, el colesterol es una sustancia  que se encuentra en los alimentos y que también produce tu cuerpo.

Hace algunas décadas, grandes Estudios relacionaban el colesterol alto en la sangre con la enfermedad cardíaca.

En 1961, la Asociación Estadounidense del Corazón recomendó limitar el colesterol en la dieta y nuchas otras organizaciones internacionales de salud hicieron lo mismo.

data-ad-format="rectangle"

Durante las próximas décadas, el consumo mundial de huevos disminuyó significativamente.

Muchas personas reemplazaron los huevos con sustitutos de huevo sin colesterol promovidos como una opción más saludable.

LOS HUEVOS NO SON MALOS: QUÉ DICE LA CIENCIA

Los huevos enteros (con las yemas) son indudablemente altos en colesterol.

De hecho, son la principal fuente de colesterol en la dieta de la mayoría de las personas.

data-ad-format="rectangle"

Dos huevos grandes enteros (100 gramos) contienen aproximadamente 422 mg de colesterol.

Sin embargo, con el pasar de los años se logró demostrar que porque un alimento tenga un alto contenido de colesterol, no necesariamente aumenta los niveles de colesterol en la sangre.

En lo que hace a los huevos,   ha quedado demostrado que su consumo hace que ambos tipos de colesterol suban, tanto el bueno como el malo, y no afecta de manera adversa la proporción entre los dos, que es la cifra que importa en realidad.

Desde hace unos cuantos años los huevos han ido liberándose de la mala fama  de ser un alimento dañino para quienes se preocupan por su índice de colesterol.

El alimento encontró el apoyo de un estudio que en 1999 llevó a cabo la Escuela de Salud Pública de Harvard, en el cual se analizaron los datos de casi 120.000 personas.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que consumir hasta un huevo al día no debe producir un incremento considerable en el riesgo de una persona sana de sufrir enfermedades coronarias o derrames cerebrales.

Además, cada vez que la Asociación Estadounidense del Corazón publica nuevas pautas dietéticas parece relajar más su posición respecto a los huevos.

Así, ya no recomienda imponer límites específicos al número de yemas de huevo que se consuman por semana.

Sólo indica que se debe tomar en cuenta el colesterol de los huevos al elegir los demás alimentos que se vayan a comer.

Ahora sabemos que los huevos aumentan tanto el colesterol malo (LDL) como el colesterol bueno (HDL), de modo que no se modifica la proporción en total.

Otro dato positivo sobre los huevos es que la yema contiene vitamina E natural, un antioxidante importante que ayuda a prevenir el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Loading...
Comparte