distancia corredores
Loading...

Correr es una palabra muy amplia, que puede abarcar una gran cantidad de disciplinas, intensidades y distancias.

La famosa frase “corredor es el que corre, sin importar si lo hace lento, rápido o lento” lo define casi a la perfección, ya que olvida hablar de las distancias.

Así, podríamos completar la frase de la siguiente manera, “corredor es el que corre, sin importar si lo hace lento, rápido o lento;más o menos distancia. “

Por ende, tampoco es más “corredor” el que realiza los poco más de 42 kilómetros de la maratón, que el que cruza la línea en apenas 100 metros. Haile Gebrselassie no es mejor atleta que Usain Bolt.

Teniendo en cuenta ello, vale la pena analizar, brevemente, cómo decidir la distancia en la que vas a participar y/o competir.

DEFINIENDO TU DISTANCIA

En competencias de pista, las distancias van desde los 60 a los 10.000 metros, y fuera de esta, se llega a pasar los 200 kilómetros.

Pero reduciendo el análisis al running, las distancias en calle suelen estar entre una milla (1.609 metros) y la mítica maratón. Pasando por tres, cinco, ocho, diez, quince, veintiuno y treinta kilómetros, cómo las medidas más habituales, la oferta es muy amplia y para todos los gustos.

Aunque lo mas recomendable sería tomar una decisión consciente e inteligente sobre “tu distancia”, basada en tus aptitudes físicas, gustos y el placer que te puede generar, lo cierto es que se suele observar que esta decisión se hace cuando aún no hay tanta experiencia.

Así, un error muy recurrente, es creer que a mayor distancia, más beneficios; es decir, más desafío, más mérito, más placer. El auge de los maratones, ha impulsado, a muchos runners principiantes, a buscar desenfrenadamente llegar a los 42k.

[adrotate banner=”36″]

Con lo cual la perdida puede ser doble: primero porque apurar los tiempos es el camino más directo a una lesión o, en el mejor de los casos, llegar inadecuadamente entrenado para la competencia. Lanzado a un precipicio donde la única vuelta atrás es el abandono, con la posterior frustración, o bien continuar para cruzar la meta a cualquier precio, sin disfrutar el recorrido.

En segundo lugar, porque al quemar etapas se pierde el disfrute que cada distancia conlleva. Preparar a conciencia una competencia corta, dentro de las carreras de calle, presenta entrenamientos muy interesantes, bien alejados de la monotonía de horas y horas de fondo. Por otro lado, ofrecen la posibilidad de una rápida recuperación luego de la carrera, incluso para buscar revancha pronto si así se desea.

También desde el aspecto mental, el enfoque es muy distinto en carreras de menos de una hora, incluso menos de treinta minutos. La intensidad y la concentración necesaria, brindan herramientas mentales que son muy útiles a la hora de enfrentar distancias superiores.

data-ad-format="rectangle"

Es muy probable que, antes o después, el maratón llegue a la vida de un corredor. Pero también es verdad que una vez allí, es difícil volver atrás.

Disfrutar plenamente el camino, afianzarse en cada distancia intermedia, dedicarle varios años a cada paso, para extraer lo mejor de cada tipo de preparación, puede ahorrar muchos problemas de lesiones, desmotivaciones o simplemente agotamiento físico. Mientras tanto te brindará una enorme cantidad de experiencias indispensables, para sacar el mayor provecho al próximo paso.

Photo by KaiChanVong http://flickr.com/photos/kaichanvong/4552815345 shared under a Creative Commons (BY) license

Loading...