errores
Loading...

Luego de haber entrenado durante meses para participar de una carrera, lo peor que puede pasarte es cometer errores que arruinen tu rendimiento y no te permitan rendir al máximo.

Algunos de estos errores pueden generar molestias leves, mientras que otros pueden arruinar por completo tu carrera y obligarte a abandonarla.

Por ello, para que puedas rendir al máximo, te recomendamos que evites estos errores en tu próxima carrera

I.- Alimentación previa

Durante una carrera, cuando estamos exigiéndonos al máximo y gran parte de nuestro flujo sanguíneo se encuentra dirigido a abastecer a nuestros músculos, puede resultar muy complicado volver a almacenar energía en el cuerpo.

Por miedo a quedarse sin energía, muchos corredores, se sobrecargan de alimentos (antes y durante la carrera), haciendo que estos se muevan de un lado a otro en el estómago y provocando, no sólo su incorrecta digestión sino también náuseas y hasta vómitos.

Para evitar este problema, entrena tu alimentación durante los entrenamientos: prueba comer antes de correr y mientras estés entrenando y, una vez que encuentres cuál es la mejor manera que puedes manejar las ingestas, apégate a eso que te funciona.

Selecciona los alimentos que consumas los días y horas previos a tu carrera, teniendo en cuenta las necesidades energéticas de la distancia que correrás.

Para distancias como el medio maratón y el maratón, una carga de hidratos de carbono previa y la ingesta de 75/125 gramos de hidratos de carbono en el desayuno es recomendable.

Para distancias menores (cómo los 10 kilómetros), la carga de hidratos de carbono de los días previos no es necesaria,ya que tus reservas energéticas serán suficientes.

Si van a pasar horas hasta que llegue el momento de competir, prueba ingerir una barra energética 2 horas antes y/o bebidas isotónicas.

La grasa enlentece la digestión, por lo que te recomendamos que las evites en las comidas previas a tu próxima carrera.

Si te vas a dormir después de comer una cena abundante, te despertarás nervioso y con un montón de comida aún sin digerir; por esta razón, aliméntate de manera equilibrada.

Trata de no comer alimentos ricos en fibras, como nueces, fruta con cáscara y jugo de frutas con pulpa. En cambio, elige bananas o melones, crema de maní, jugo de frutas sin pulpa, y comidas como arroz, pan y pastas.

data-ad-format="rectangle"

El día previo a la competencia, asegúrate de que el almuerzo sea tu comida más grande, así tendrás suficiente tiempo para digerirla.

II.- La vestimenta

Opta por ropa tipo dry-fit, que absorben la transpiración y evita las prendas de nylon o algodón, puesto que irritarán tu piel, además de que permanecerás con la ropa mojada y/o con humedad durante toda la carrera.

No se aconseja correr con zapatillas nuevas; opta en cambio por aquellos que te resulten más cómodos.

En tus entrenamientos, considera las distintas opciones de ropa que puedes utilizar, teniendo en cuenta el clima.

Así, planifica al menos tres cambios de ropa, 1 por si hace mucho calor, 1 por si hace mucho frío y otro por si llegara a llover. Evita las sorpresas.

III.-Correr demasiado rápido

En los primeros kilómetros de tu carrera, intenta contener tus deseos de correr rápido, y esfuérzate por mantener el ritmo, de manera de poder terminar la carrera con fortaleza.

Muchos corredores tienen la tendencia a darlo todo al comienzo de la competencia y esta es la peor manera de correr porque se utilizan todas las reservas de glucógeno demasiado temprano.

En distancias cortas puede perjudicar tu clasificación final, pero en distancias largas cómo el maratón (42 kilómetros), puede obligarte a detenerte e impedir que termines la carrera.

En el medio maratón y el maratón (o distancias mayores), piensa en los primeros kilómetros cómo si fuesen parte de la entrada en calor y córrelos un poquito más despacio que el ritmo que tenías como objetivo.

Si alcanzas los primeros kilómetros a un ritmo que está un poco por debajo de tu meta, no entres en pánico, puesto que tienes muchísimos kilómetros por delante para compensarlos.

IV• Disfrutar

En una carrera, la mayoría de los corredores están tan concentrados en los tiempos, en la velocidad a la que deben correr, en cuántos kilómetros les falta para terminar, que se olvidan de disfrutarla.

Disfruta el recorrido y el paisaje por el que estés corriendo, esto hará que tu mente se despeje, elimines la presión y los nervios que genera una competición.

De esta manera, correrás más distendido y te resultará mucho más fácil terminarla; de lo contrario, sólo te cargarás de presión, lo cual puede jugarte en contra y llevarte a abandonar o correr mas lento de lo que deberías.

Este artículo ha sido elaborado con la amable colaboración de Silvina Cristofano.

Silvina, es ultramaratonista, entrenadora personal y dirige equipos de running en Bs. As y el Sur Argentino. / Twitter: @blondasok / silvinacristofano@hotmail.com.

http://www.flickr.com/photos/jgoge123/7025169191/

 http://www.flickr.com/photos/jagaland/4742782175

Loading...