correr calor
Loading...

Correr tiene múltiples beneficios para  tu salud física y mental, y por ello cada día mas personas empiezan a hacerlo.

Correr en el exterior resulta sumamente placentero, pero si no tomas ciertas precauciones se puede descubrir el lado menos positivo de esta actividad física.

Sin embargo, muchos corredores menosprecian la importancia que tiene protegerse de los posibles riesgos y luego se lamentan de ello.

Por ello, a continuación te daremos algunos consejos para correr en el exterior en climas cálidos de manera segura:

La temperatura

Si corres de día asegúrate de que escoges la mejor temperatura para correr (entre los 3,8 y 9,9 grados centígrados.).

Evita correr en circunstancias donde la temperatura es superior a los 30 grados ya que los riesgos de descompensación son elevados.

Las altas temperaturas afectan al buen funcionamiento de tu cuerpo (disminuyen tu rendimiento) y en especial si está haciendo un esfuerzo físico.

El límite superior de temperatura de la supervivencia humana es de unos 43.3ºC o unos 6.3ºC más elevada que la temperatura corporal habitual de una persona.

Tu piel

En climas cálidos, no sólo el calor puede ser un problema, ya que no debes olvidar que al llevar piel descubierta, está desprotegida de los rayos solares y en consecuencia se pueden sufrir quemaduras.

Recuerda que no sólo tumbado en la playa en bañador te expones a los rayos solares.

En verano, es común que a mucha gente le guste exponerse al sol para obtener un buen bronceado, pero correr para broncearte probablemente no sea una muy buena idea.

Por ello, cuando salgas a correr fuera, utiliza crema solar protectora para las partes del cuerpo que están descubiertas de tu ropa deportiva.

Aunque tu piel sea aparentemente bastante morena y creas que es resistente a los rayos solares porque no reaccione con enrojecimientos o quemaduras, esta circunstancia no te exime del daño del sol sobre tu piel.

data-ad-format="rectangle"

Es recomendable que evites la franja horaria de 11 a 4, en especial en la época más calurosa del año.

Hidratación

[adrotate banner=”20″]Si calculas que vas a estar corriendo por un tiempo prolongado, asegúrate de que tienes líquidos a tu alcance para reponer los líquidos que tu cuerpo pierde mediante la sudoración.

La actividad física como correr, genera calor que el cuerpo disipa para que puedas continuar con tu actividad, y unos de los principales mecanismos de tu organismo para lograrlo es con la producción de sudor.

Al correr en altas temperaturas, tu sudoración tenderá a elevarse para intentar mantener tu temperatura corporal en equilibrio; por lo que pasar horas corriendo sin hidratarte puede ser una muy mal decisión.

Realiza ajustes

En las épocas de elevadas temperatura,  realiza ajustes a tu rutina de entrenamiento y recuerda ser lo suficientemente flexible para correr de forma segura.

Si sueles correr por las tardes, sé flexible e intenta correr por las noches o en las primeras horas de la mañana (suelen tener mas bajas temperaturas).

Si sueles correr por lugares abiertos y sin protección, modifica tu recorrido para intentar buscar resguardo de la sombra.

Si los días de máximo calor, tienes que realizar entrenamientos largos o intensos, cambia tu planificación.

Siempre recuerda correr de manera segura.

[alert type=white ]

LA AUTORA:

Anabel Ávila, es Entrenadora Personal, Instructora de Body Pump y CxWorx y Nutricionista Deportiva. Su gran pasión: ayudar a la gente a vivir una vida más sana y sin fórmulas raras; su mayor apuesta: un estilo de vida saludable.

facebook logo

twitter logo

instagram logo

Google+

Sigue a Anabel en sus redes sociales

[/alert]

Cuatro consejos para correr en climas cálidos

Loading...