Loading...

Son muchísimos los corredores que abusan del consumo de anti-inflamatorios no esteroideos  (AINES) , como el Ibuprofeno o el Diclofenac, sin considerar los efectos negativos que estos tienen.

Al contrario de lo que muchos creen, las investigaciones han demostrado que su consumo injustificado (hay  quienes los toman antes de un entrenamiento para prevenir) en realidad podría limitar o anular muchos de los beneficios de un entrenamiento

Una de las razones por las cuales existe un consumo tan elevado de estas sustancias, es la creencia generalizada de que  la “inflamación”  es necesariamente mala.

Sin embargo, la inflamación  es un intento de protección de tu cuerpo para eliminar los estímulos nocivos y para iniciar el proceso de curación.

Después de un duro entrenamiento o en las primeras etapas de una lesión, se activan los mecanismos para atacar la zona lesionada, incrementando el flujo sanguíneo,  produciendo hinchazón  y la estimulación de los nervios que causan el dolor.

Estos procesos, son parte de la adaptación que tu cuerpo realiza a las exigencias físicas y son una parte clave de la mejora de nuestro rendimiento físico.

Por esto es que resulta importante saber cuando es conveniente tomar anti-inflamatorios y cuando no.

Para prevención: no consumir.

Para mejorar nuestro rendimiento: no consumir.

Frente a una lesión: pueden servir durante las primeras 24/48 horas de producida la lesión, para luego dejar que tu cuerpo se encargue a través de sus mecanismos de curación. Si quieres colaborar con estos procesos, tal vez deberías probar las cerezas.

Imagen |  Rev Dan Catt
Loading...