imagen con frase inspiradora para corredores

Si quieres mejorar tus rendimientos, debes CORRER TODO EL AÑO, con frío o calor.

A la hora de correr cuando hace frío, muchos runners nos preguntan si necesitan reforzar su dieta.

Básicamente, quieren saber si tienen que comer más para correr en el frío.

A continuación, te explicamos por qué NO NECESITAS comer más para correr en invierno.

LAS NECESIDADES NUTRICIONALES DE CORRER CUANDO HACE FRÍO

Para correr con bajas temperaturas, deberás realizar las adaptaciones necesarias para que puedas correr en forma segura, sin poner en riesgo tu salud.

Al respecto, existe una tendencia ampliamente aceptada por la mayoría de las personas (no sólo corredores), por la cual en invierno (ante las bajas temperaturas) aumentan considerablemente la ingesta de alimentos y por ende crece el consumo calórico.

La pregunta que muchos corredores suelen hacerse es: ¿debo modificar mi dieta para correr en bajas temperaturas? A continuación intentaremos darte la respuesta.

Correr en climas fríos no debería significar un mayor gasto energético (al menos no significativo), por lo que no resulta necesario incrementar nuestro consumo de calorías diarias.

Como consecuencia de ello,  te recomendamos no variar tu nutrición diaria en base al frío que puede hacer mientras corremos, sino en base a nuestras necesidades energéticas derivadas de los entrenamientos o competencias de las que participamos.

data-ad-format="rectangle"

imagen con frase motivadora para corredores

Es decir que,  para definir tu alimentación para correr con bajas temperaturas, deberás analizar el volumen y/o intensidad de tus entrenamientos.

Por ello, te aconsejamos no caer en la tentación de comer comidas hipercalóricas durante el invierno, ya que probablemente se termine reflejando en un aumento de peso innecesario.

Por último, un error en el que muchos corredores suelen caer en invierno es no hidratarse adecuadamente, ya que sienten que transpiran menos y piensan que no necesitan hacerlo.

data-ad-format="rectangle"

No te equivoques, y durante tus entrenamientos realiza una hidratación adecuada y sin dudas podrás rendir mejor.

Sin embargo,  existen al menos 2 excepciones o factores a tener en cuenta:

1.- Correr con mucha ropa

Si corres con mucha ropa o equipo técnico que aumenta el peso con el cual tienes que correr,  puedes tener un gasto energético extra.

En casos normales, no debería ser un gasto significativo, pero en casos extremos (como quienes corren en la nieve), puede llegar a ser de mayor importancia.

2.-Escalofríos

Aunque pocas personas lo tienen en cuenta, cuando sientes mucho frío y tienes escalofríos, quemas calorías extras. 

Mientras duran esas pequeñas contracciones musculares, estarás quemada calorías.

Seguramente, no duren mucho, ya que al correr rápidamente entrarás en calor, pero aún así vale estar al pendiente de ello.

Loading...