dolor lesión
Loading...

Las lesiones son uno de los grandes problemas de los corredores y una de las principales causas, por las cuales muchos suspenden sus entrenamientos o abandonan el running.

Ante la aparición de las primeras molestias previas a una lesión, la primer reacción de la mayoría de los corredores es intentar negar su existencia y continuar corriendo y exigiendo al máximo su cuerpo.

Cómo consecuencia de ello, será normal que con el tiempo (poco o mucho)  se presenten todas las consecuencias dañinas de la lesión que se trate y te obliguen a dejar de correr.

Mientras superamos los sentimientos típicos de frustración y decepción, la principal preocupación de la mayoría de los corredores será “¿cuando podré volver a correr?“.

En el mejor de los casos, visitan a un profesional médico que suele diagnosticar la patología y definir la mejor forma de tratar la lesión por la que lo consultan.

En otros casos, a veces con acierto y otras tantas veces, en forma equivocada,  muchos corredores deciden por sí mismos la forma de tratar su lesión.

En caso de haber seleccionado y ejecutado correctamente la forma de tratamiento, podrán volver a correr hasta que vuelvan a lesionarte y pasar nuevamente por este ciclo del cual muchos corredores no pueden salir.

Síntoma vs. causa

El gran problema de este enfoque (que suele ser el mas utilizado), es que se lucha contras los síntomas y no contra la causa.

Es decir, intentan eliminar un dolor en su rodilla (por ej. molestias causadas por una tendinitis rotuliana)  y en ningún momento se detienen a analizar cuales fueron las causas que generaron su ocurrencia.

Determinar la causa por la cual nos lesionamos es clave para evitar volver a sufrir la misma lesión u otra.

Imagina que conduces tu vehículo por un camino lleno de clavos que no ves y se pinchan tus neumáticos y te ves obligado a detenerte y cambiarlos.

Si luego de hacerlo, vuelves a tu vehículo y continuas sin mirar el camino y sus  clavos, seguirás pinchando tus neumáticos una y otra vez.

Lo mismo pasa con el running y las lesiones; sino determinas las causas por las cuales te estás lesionando, difícilmente podrás mantenerte libre de lesiones por mucho tiempo.

data-ad-format="rectangle"

¿Que hacer?

Lamentablemente las lesiones pueden producirse por muchas causas y en muchos casos necesitaremos la ayuda de un experto para encontrarla.

En otros casos, con un análisis objetivo de nuestros hábitos (alimenticios, de entrenamiento, etc), podremos detectar algunos indicadores que pueden ayudarnos a acercarnos a la causa.

Algunos que valen la pena destacar:

 -Pasar demasiado tiempo sentado (mira como solucionarlo aquí).

– Alimentación inadecuada, baja en nutrientes y elevada en ingredientes inflamatorios.

– Poco descanso (mira mas aquí).

– Estrés (mira mas aquí).

– Calzado diario (ingresa y lee mas)

Por otro lado, cometer errores en la forma en que entrenamos es otro gran causante de lesiones y entre las conductas que mas pueden afectarte debemos destacar:

 -Realizar entrenamientos duros en forma consecutiva.

– Aumentar demasiado rápido el kilometraje semanal.

– Problemas de movilidad y flexibilidad.

– Sobreentrenamiento.

Los errores en la técnica de carrera son otro factor a tener en cuenta al momento de analizar las posibles causas de una lesión.

Aunque cada corredor tiene un técnica de carrera personal, es bueno evitar errores que pueden producir un mayor desgaste de nuestro cuerpo.

Sin dudas, el taloneo (correr pisando de talón), una baja cadencia (inferior a los 180 pasos por minutos) y pisar lejos del centro de gravedad, son factores que suelen verse en muchísimos corredores (aunque no son los únicos).

La reiteración constante de estos erorres, puede producir disbalances en nuestro cuerpo y ser el generador de una gran cantidad de lesiones.

Loading...