aerobico
Loading...

Conocer la contribución energética en cada distancia en la que corremos, es clave para realizar la planificación de nuestros entrenamientos.

Sin embargo, muchos corredores desconocen este aspecto, y realizan sus entrenamientos diarios corriendo demasiado rápido o demasiado lento.

Por eso, en esta nota te contaremos la contribución energética de las distintas distancias en las que un corredor suele participar.

Sistema aeróbico vs anaeróbico

Para movernos (y múltiples otras funciones) necesitamos de combustible y para por eso nuestro cuerpo tiene dos principales fuentes de energía: los carbohidratos (almacenados en nuestros músculos e hígado como glucógeno) y las grasas. Las proteínas también pueden ser utilizadas como fuente de energía, pero de manera muy inferior y excepcional.

Para lograr utilizar estas fuentes de energía, nuestro cuerpo trabaja con 2 sistemas energéticos diferentes, el sistema aeróbico y el anaeróbico.

El sistema aeróbico puede usar carbohidratos, grasas o proteínas para producir energía (de manera lenta, pero mucho mas eficiente que el sistema anaeróbico)

Para lograr la producción de energía, el sistema aeróbico necesita de oxígeno y es por ello que este sistema tiene preponderancia cuando corremos a ritmos lentos.

Como consecuencia de este proceso de obtención de energía, se producen productos de deshechos como el dióxido de carbono y agua, que son principalmente descartados con nuestra exhalación (al respirar).

Cuando necesitas energía en forma rápida y constante y el oxígeno que respiras no es suficiente, tu cuerpo necesitará de otros procesos para asegurar la adecuada provisión de energía, por lo que el sistema anaeróbico o respiración anaeróbica comenzará a funcionar.

En el sistema anaeróbico, la energía se produce sin la utilización de oxígeno, de manera mucho mas rápida que el aeróbico pero con una duración mucho menor.

En este sistema, los músculos comenzarán a descomponer el azúcar, pero en vez de producir dióxido de carbono y agua, se generará ácido láctico.

Estos sistemas energéticos nunca trabajan en forma absoluta, es decir, la energía que utilizamos al correr nunca proviene 100% aeróbicamente o anaeróbicamente (hay influencia de ambos).

Contribución energética según la distancia

Nuestro cuerpo es una “máquina” que se adapta y tiene la capacidad de trabajar con mayor eficiencia cuando se acostumbra a algo.

data-ad-format="rectangle"

Por eso, si te especializas en distancias cuya mayor contribución energética proviene del sistema aeróbico, resulta conveniente que te acostumbres a correr dentro de este sistema.

Por ello, conocer la contribución energética de cada distancia, nos ayudará a determinar en cual de los dos sistemas debemos trabajar  para que nuestro cuerpo se pueda acostumbrar y trabajar de manera mas eficiente.

A continuación, te mostramos cual es la contribución energética de cada sistema según la distancia a correr:

 

Distancia Hombres Mujeres
Contribución Aeróbica Contribución Anaeróbica Contribución Aeróbica Contribución Anaeróbica
100 metros 20,4% 79,6% 25% 75%
200 metros 28,4% 71,6% 33,2% 66,8%
800 metros 60,3% 39,7% 70,1% 29,9%
1500 metros 76,8% 23,2% 85,5% 14,5%
3000 metros 85,9% 14,1% 93,9% 6,1%
5000 metros 90% 10% 95% 5%
Medio maratón 99% 1% 99% 1%
Maratón 99% 1% 99% 1%

Del análisis de este cuadro resalta la importancia del sistema aeróbico para la mayoría de las distancias y de allí surge la necesidad de evitar correr demasiado rápido en cada uno de nuestros entrenamientos.

[learn_more caption=”Referencias”] http://www.athleticsnovascotia.ca/images/Coaching/generaltraining/escontribution.pdf[/learn_more]

I[learn_more caption=”Imagen”] http://www.flickr.com/photos/katapulsemusic/5585020473/sizes/l/[/learn_more]

Loading...