Loading...

Continuando con la primera parte de esta serie de entradas, en esta entrada incorporaremos 2 nuevos principios que deberían regir tu planificación de entrenamientos.

1° Recuperación: El método duro-facil

En el entrenamiento diario, deberás intercalar días duros con días suaves. En los días duros se hacen carreras que son mas rápidas o prolongadas de lo habitual.

En los días suaves, se corren distancias cortas o medias en trayectos no demasiado difíciles a un ritmo confortable en el que se pueda conversar.

Reduce en nivel de entrenamiento la semana previa antes de una carrera y después de la misma vuelve a aumentar  despacio la intensidad del entrenamiento, en especial si corriste mal o extremadamente bien.

Cualquiera de estos extremos  lleva a los corredores a entrenarse inmediatamente con mayor intensidad,  para obtener mejores resultados o para recuperar la forma.

2º Especificidad del Entrenamiento

El mejor modo de entrenar nuestro cuerpo para correr es corriendo. No importa cuantas horas pases nadando, subido a la bicicleta o levantando pesas, ya que no se usa los mismos músculos de la misma manera cuando corres.

Además necesitas entrenarte específicamente para las próximas carreras con las tensiones específicas que encontrarás el día de la carrera, como ser, la longitud, el terreno y la meteorología.

Cuanta mas larga es la carrera, mas importante es entrenarse con un mayor kilometraje semanal y con recorridos mas largos.

Loading...