principiante
Loading...

La vida de un corredor, no solo son entrenamientos y buena alimentación, también suele estar cargada de múltiples obligaciones sociales, laborales, académicas, etc.

Lamentablemente, en la actualidad las obligaciones son tantas, que suele ser difícil acomodar todos los horarios, sin perder la regularidad de los entrenamientos.

En determinados momentos del año puede ser mas fácil o mas difícil, pero organizar la rutina de correr es un arte que todo corredor debería aprender.

Para aquellos corredores, que están teniendo problemas para conciliar sus obligaciones diarias con sus entrenamientos, a continuación, les daremos algunos consejos que pueden ser de utilidad para no perderse ni un entrenamiento.

CONSEJOS PARA ORGANIZAR TU RUTINA

Cada persona es única, y su entrenamiento también. Cuando las ocupaciones diarias no son siempre las mismas, organizar los días de entrenamiento más liviano, en las jornadas de trabajo más pesadas, es un gran alivio y la mejor forma de no perder el día.

Con solo 30 minutos (saliendo y volviendo a correr de la puerta de tu casa para aprovechar cada minuto) podrás transformar un día perdido en una sesión totalmente aprovechada que: suma kilómetros, afloja el cuerpo y deja todo listo para un futuro entrenamiento más movido.

Al contrario, en los días un poco más aliviados, no hay que desaprovechar la oportunidad. Lo ideal es poder encontrar al menos un día así entre lunes y viernes, para poder hacer un entrenamiento de calidad.

Para ello, no necesitarás una cantidad exagerada de tiempo,  con 75 a 90 minutos es más que suficiente, para hacer cualquier buen entrenamiento, ya sea intervalado, cambios de ritmos o un fondo largo. Lograr al menos un buen día a mitad de semana, más lo que se pueda sumar el fin de semana, se está ante un entrenamiento muy completo.

Hablando de fin de semana, principalmente cuando de lunes a viernes se hace muy difícil, el sábado y el domingo se vuelven días sumamente valiosos. Estos días son ideales para dedicarle un tiempo extra al entrenamiento y/o técnicas de recuperación (masajes, aplicación de hielo, entrenamiento cruzado, etc),

Sin embargo, es muy importante que sepas aprovechar los fines de semana,  sin caer en el error de intentar hacer todo lo que no pudiste hacer en la semana, en un solo día. Sé inteligente y evita caer en una sobrexigencia, que no permita asimilar el entrenamiento y/o aumente el riesgo de lesionarte.

Desde el punto de vista social y familiar, los fines de semana son una estupenda oportunidad para compartir nuestra pasión. Acompañarse por hijos o sobrinos en bicicleta, compartir con pareja o amigos, o hasta empujar un cochecito, son formas de disfrutar el doble, con los mismos kilómetros.

Más allá del día que sea, lograr incluir el entrenamiento en la rutina diaria es, casi siempre, posible. Si se puede mirar televisión una hora por día, también se puede entrenar; a veces sólo hace falta apagar la tele, o dejar a otro mirando y preguntar a la vuelta del trote, qué se perdió de interesante.

La organización es vital en muchos casos, llevar el bolso listo en el auto, escuchar el despertador a tiempo en la mañana, empezar el entrenamiento justo a la salida del trabajo. De cualquier forma, esas brechas dentro de las obligaciones cotidianas, mejoran el desempeño en todo el resto del día.

data-ad-format="rectangle"

AUTOR:

Ezequiel Brahim, es corredor de fondo, amante de las compencias en pista, aunque también participa en carreras de calle y cross. Sus mejores marcas son: 31:34 em los 10.000, 15:09 en los 5000 y 8:44 en los 3000 metros . En su sitio web comparte su pasión por el running y sus experiencias en entrenamientos y competiciones.

Sigue a Ezequiel en Twitter e Instagram

Imagen | flickr.com/photos/peterm7/15798400144

Loading...