Loading...

Uno de los errores mas comunes durante una carrera, es  cuando lentamente y sin darnos cuenta,  comenzamos a bajar el ritmo  y empezamos a correr cada vez mas despacio.

Claro que el cansancio de tus piernas y tu mente generan un estado de incomodidad que dificulta mantener el ritmo de carrera, pero hay formas de contrarrestar esto y en esta nota te lo contamos.

La mejor manera de solucionar este inconveniente, es primero detéctandolo y para ello, tu experiencia en carreras previas será clave.

El análisis de tus experiencias anteriores, te permitirá determinar  en que momento preciso de la carrera es cuando empiezas a bajar el ritmo  y a correr mas lento.

Si eres nuevo en la distancia que vas a correr y no tienes otras carreras para analizar, es bueno que sepas que es normal que, entre la mitad  y tres cuartos de la carrera es cuando comenzará a ser complicado mantener el ritmo.

Por ejemplo, en una distancia de 5 km, usualmente sucederá a los 3000 metros.

Ahora bien, una vez que has identificado tu momento donde comienzas a desacelerar y perder el ritmo de carrera, puedes intentar revertirlo.

¿De que manera? Simple! Realizando una aceleración consciente en el momento exacto , claro que no es fácil pero de esa manera tendrás un shock mental y motivador extra que seguramente pueda ayudarte.

Cómo nunca se recomienda realizar cosas nuevas en una carrera (comer algo distinto, estrenar nueva indumentaria, etc), este tipo de aceleración debería ser practicada en nuestros entrenamientos y la mejor manera de hacerlo es en tu próximo entrenamiento de fondo.

Luego de estar un largo rato corriendo, incorpora unos 90 segundos de aceleración.

Te servirán para conocer las sensaciones de tu cuerpo ante un cambio en la velocidad  cuando tus piernas están realmente agotadas.

Loading...