corredor feliz
Loading...

Sin importar que seas un corredor principiante o un atleta de elite mundial, uno de los tantos beneficios del running es la posibilidad constante de aprender y mejorar.

La oportunidad de nutrirse de información para mejorar está cada día mas presente: compañeros de entrenamientos, entrenadores, libros, revistas o sitios web, son algunas de las fuentes a los que cualquier corredor puede recurrir.

Ademas de ellas, una fuente de aprendizaje poderosa y poco reconocida, son las experiencias personales de cada corredor, los errores y aciertos que cometemos en cada entrenamiento o carrera.

Aunque a ninguno de nosotros le gusta cometer errores, es importante reconocer que se aprende mucho más de los errores que de los aciertos.

Convierte tus errores en virtudes

Un error que cometes hoy, puede ser un defecto o una virtud en el futuroEntrenando o compitiendo regularmente es imposible no equivocarse, los errores están presentes siempre, pero si del error surge una enseñanza que sabes aprovechar, el número de desaciertos caerá sustancialmente y te permitirá evolucionar sostenidamente.

Si el mismo error se reitera, se convertirá en un defecto, pero sí en cambio se aprende del error y se lo evita de allí en adelante, es posible que aparezca una nueva virtud que antes no existía.

Así, un error típico de muchos corredores, es iniciar una carrera a un ritmo tan rápido que los obliga a disminuir la velocidad significativamente en el final.

[adrotate banner=”36″]Si esta conducta se repite carrera tras carrera,  con la excusa de seguir a un pelotón, el viento a favor, etc; y al final siempre terminas corriendo mas lento, significa que el error se ha convertido en un defecto.

En cambio, si luego de analizar el error,  se planea correctamente el ritmo de salida, buscando la regularidad y logras terminar las carreras en mejores condiciones, tu error se habrá convertido en una nueva virtud,  te habrás transformado en un “corredor parejo” que conoce sus posibilidades y saca el máximo provecho de ellas.

Sumar más kilómetros o mejorar un tiempo a veces no significa simplemente ser mejores.

Incluso fisiológicamente llega un momento en la vida en que es muy difícil seguir ganándole al reloj o aumentar las distancias, pero lo que jamás deja de existir es la posibilidad de aprender y mejorar. Recuerda, errar es humano, aprender es divino.

 

 

Loading...