Loading...

La carga de hidratos de carbono, es una técnica muy utilizada por corredores de todas las distancias para antes de una competencia.

Básicamente  suele consistir en un aumento considerable de consumo de hidratos de carbono en los días previos y que  suele asociarse a si quiero correr mejor, mas rápido y/o mas distancia tengo que llenarme de pasta, panes y bollería.

Sin embargo, la carga de hidratos de carbono no es necesaria para todas las competencias y para aprovechar sus beneficios,  no debe ser asociada con el simplista pensamiento “come todo lo que puedas” (all you can eat).

La teoría detrás de esta técnica explicada de manera simple sería la siguiente: Los hidratos de carbono son nuestra principal fuente de energía  y  por lo tanto un elemento crucial en la dieta de corredores. Al ingerirlos  se convierten en glucógeno que se acumula en el hígado (glucógeno-hepático) y en los músculos (glucógeno-múscular). El glucógeno muscular es la energía que usamos en la mayoría de los entrenamientos o ejercicios físicos; aporta energía en ejercicios da media y alta intensidad.

Durante un intenso y continuo ejercicio de resistencia, tus músculos agotarán sus reservas de glucógeno, por lo que se estima que  una mayor carga de glucógeno significará  mayor capacidad para mantener la exigencia física durante mas tiempo.

En líneas generales,  luego de 90  minutos de actividad física intensa se agotan nuestrar reservas de glucógeno muscular;  por lo que en principio si nuestros entrenamientos no son lo suficientemente intensos y nuestra consumo de hidratos es elevado, es poco probable que exista un déficit de tus niveles de glucóneno en los músculos en cada entreno.

Es por ello que la carga de hidratos de carbono, únicamente es efectiva para competencias de resistencia donde el esfuerzo físico se prolongue durante mas de 90 minutos, es decir distancias desde la media maratón (para algunos),  maratón y claro triatlón y carreras de aventura.

A contrario, la carga de hidratos de carbono, no es necesaria para competencias de 5 km o las típicas carreras populares de 10 km, ya que tu esfuerzo nunca debería agotar las reservas de glucógeno.

Imagen | gaku.
Loading...