calzado post-running
Loading...

La mayoría de los corredores utilizan zapatillas para correr (aunque cada día mas se animan a correr descalzos), ya sea en competiciones o entrenamientos.

Las zapatillas para correr, suelen ser uno de los grandes fetiches de los corredores y sin dudas, suele producirse un “enamoramiento” que puede ser complicado.

Cada corredor suele tener su par de zapatillas para competir y ni siquiera se les ocurre participar de una carrera sin su par favorito.

Sin embargo, además de tener tu par de zapatillas para competir, te recomendamos que tengas tu calzado post-running (el que deberás utilizar después de las carreras).

Las exigencias de una carrera (sea cual sea la distancia), suelen provocar la inflamación de nuestros pies y por ello, es importante asegurarnos que al terminar de correr, nuestros pies estén  cómodos.

Al terminar una carrera o un entrenamiento duro (ya sea por la intensidad o la duración), es normal que nuestros pies se inflamen (en mayor o menor medida) y que sintamos que nuestros pies están mas apretados de lo habitual.

Por ello, luego de una carrera o un duro entrenamiento, no hay nada mejor que sacarte las zapatillas y las medias, y dejar que tus pies sientan la libertad absoluta de andar descalzos, frescos y sin nada que los contenga.

En climas cálidos, las mejores opciones son las sandalias, ojotas o chanclas; calzados abiertos que permiten que tus pies se refresquen y muevan con comodidad.

En caso de que la temperatura sea muy baja (climas fríos), te recomendamos que lleves algún par de zapatillas extras que te resulten extremadamente cómodas.

Asimismo, una buena estrategia será que tus zapatillas post-running, sean un poco mas grandes que las que sueles utilizar (medio punto al menos) mas grande de lo que sueles usar, será mejor.

Loading...