frutas y verduras
flickr photo by Ian D. Keating http://flickr.com/photos/ian-arlett/18860051012 shared under a Creative Commons (BY) license
Loading...

Para entender la importancia de la alimentación en el running, el paralelismo con el funcionamiento de un vehículo es válido. “Con buen combustible se anda rápido, con mal combustible se anda lento”.

La calidad y cantidad de alimentos que consumimos es vital en nuestro rendimiento deportivo, y  por eso, siempre es bueno repasar algunos conceptos generales y situaciones puntuales de la alimentación en el verano.

CONSEJOS PARA TU ALIMENTACIÓN CUANDO HACE CALOR

Mientras más natural y variado sea nuestro menú, mayor calidad de nutrientes tendrá nuestro cuerpo, el clima cálido (no el calor extremo) invita a una mayor actividad física y con ello tiende a aumentar la necesidad de energía en nuestro organismo.

Un grupo alimenticio muy nutritivo y práctico,  son las frutas y afortunadamente en las épocas cálidas, es cuando se encuentra una mayor variedad lo que permite consumirlas en diferentes comidas a lo largo del día.

También es una excelente época para incorporar mayor cantidad de ensaladas, el calor se lleva bien con la comida cruda y está es enormemente nutritiva.

Hay una gran variedad para probar más allá de los ingredientes habituales, pudiendo incursionar en nuevos sabores y aportando diferentes nutrientes.

Para aquellos a los que les cuesta consumir frutas y verduras, una forma muy práctica de incluirlas en tu alimentación diaria es procesar estos alimentos y consumirlos en forma de  licuados y exprimidos (no solo con frutas sino también con verduras y semillas).

Las combinaciones son infinitas y los sabores por descubrir no se acaban nunca. En casi todas las casas hay una licuadora que muchas veces lleva demasiado tiempo guardada. Volverla a la actividad y descubrir que hay todo un mundo afuera del clásico licuado de banana y leche es un gran paso hacia una nutrición más saludable.

La alimentación antes, durante y después del entrenamiento es muy importante, no sólo para mejorar el rendimiento, sino para interferir en su buen desarrollo.

En líneas generales, para muchos corredores suele ser recomendable evitar la ingesta de alimentos  sólidos en las dos horas previas a la actividad, así también procurar que la última comida no contenga gran cantidad de grasas o fibras para no alterar mucho nuestro tránsito digestivo.

Al terminar un entrenamiento en verano y pensando en la recuperación posterior y en llegar de la mejor forma a la próxima salida, es fundamental consumir lo antes posible nutrientes de alta calidad.

Para ello la fruta es ideal; barata, práctica, nutritiva y rica. Cualquiera es buena y en la variedad está el sabor. Consumiendo dentro de la media hora posterior al cese de la actividad estaremos aprovechando lo que se conoce como “ventana de absorción”, período donde músculos y el organismo en general aumentan su capacidad de captar nutrientes.

Lo dijo Ludwig Feuerbach hace 164 años y aún hoy es tas contundente como real: “Somos lo que comemos”.

data-ad-format="rectangle"

flickr photo by Ian D. Keating http://flickr.com/photos/ian-arlett/18860051012 shared under a Creative Commons (BY) license

Loading...