adelgazar
Loading...

Adelgazar rápidamente es lo que mucha gente desea y en la búsqueda de resultados rápidos muchos están dispuestos a pagar cualquier precio para lograrlo (incluso a costa de su salud).

Sin embargo, la salud debe ser siempre el objetivo principal y por ello es importante que conozcas algunos de los peligros de iniciar planes de adelgazamiento extremos que basan sus resultados en  la reducción abrupta y exagerada del consumo de calorías o eliminan por completo determinados macronutrientes.

Si bien estos planes de adelgazamiento suelen ser efectivos al momento de reducir tu peso en cifras absolutas en el corto plazo, lo cierto es que además de ser “mentirosos” también pueden ser peligrosos.

Los peligros de hacer las cosas mal

Algunos de los peligros de realizar dietas extremas son:

1.- Deshidratación

Gran parte de las dietas milagros que prometen grandes resultados en poco tiempo se basan en la pérdida de líquidos para crear una “falsa pérdida de peso”.

Evidentemente, este peso se acaba recuperando rápidamente ya que no es una pérdida de peso real o de calidad, no hay pérdida de grasa principalmente.

Muchas de estas dietas son reducidas en carbohidratos y altas en proteínas; pero la ingesta desequilibrada trastorna el organismo más de lo que se pueda creer a primera vista.

En consecuencia pueden provocar problemas a nivel cardiovascular y renal, porque si la dieta se basa en la deshidratación como el mayor componente de la sangre es agua, esta se ve espesada y aparecen problemas de circulación. A raíz de esto, hay problemas con la tensión arterial.

2.- Fatiga crónica

La reducción exagerada de calorías y nutrientes, puede provocar la falta de energía necesaria para realizar actividad física y hasta las actividades diarias mas básicas.

Muy a menudo las personas que siguen estas dietas milagros ven cómo cambia para mal su humor a causa de las malas sensaciones que la dieta deja en ellos.

Una restricción de nutrientes conlleva fatiga constante, y el cuerpo no es capaz de llevar a cabo las tareas diarias de la misma manera que anteriormente.

Esta situación, puede exponer a los deportistas a una situación de mayor riesgo de lesión, ya que exigen al cuerpo sin que este tenga los nutrientes necesarios para soportar las exigencias a las que lo someten.

[adrotate banner=”20″]Esta menor predisposición física a la actividad deportiva, sumada a la pérdida de músculo a causa de la dieta drástica, deja en muy mala situación a los huesos y a las articulaciones.

data-ad-format="rectangle"

Tanto que si se sigue el mismo ritmo de entrenamiento, a pesar de una drástica caída en el rendimiento de la actividad, las lesiones no tardarían en aparecer.

Como daños colaterales además el cuerpo se vuelve más eficiente para conservar la energía que tiene. En este caso en el que tiene falta de nutrientes y de energía, decide ralentizarse para ahorrar energía, cosa que da más sensación de cansancio.

Incluso las hormonas que regulan el apetito, el sueño o las emociones se ven alterados por esta práctica. Esto provoca que se descanse mal por las noches, posibles trastornos alimenticios, y emociones muy a flor de piel.

3.- Mayor sensibilidad al posterior desarrollo de problemas con la alimentación

Además de los problemas físicos indiscutibles que una dieta muy drástica provoca en el cuerpo, aparecen problemas de tipo psicológico.

Cuando perder peso es el máximo objetivo sin ningún otro punto de referencia, puede convertirse en una obsesión y se pueden acabar desarrollando problemas con la comida (anorexia y bulimia).

Estas enfermedades hacen que el individuo que las sufre siga teniendo la necesidad de adelgazar, sea cual sea su estado físico sin límites.

Con el adecuado respaldo psicológico estas enfermedades se pueden superar, pero en el peor de los casos algunas personas mueren por estas causas.

Consejos para perder peso de forma saludable

Las consecuencias de llevar a cabo dietas muy restrictivas que hagan que pierdas mucho peso en poco tiempo, conllevan serios problemas que merman tu salud y que pueden poner tu cuerpo al límite.

Si has perdido mucho peso anteriormente y lo has recuperado, es porque has cometido errores que te han llevado nuevamente donde estabas.

Es importante que trabajes diariamente para mantener hábitos saludables que te permitan mantener un peso saludable y no recurrir a dietas que te ayuden con tu peso pero afecten tu salud.

Tu objetivo no debería ser perder peso a toda costa, sino perder el exceso de grasa acumulada y esta no se mide simplemente con una báscula.

Sin embargo, las dietas extremas suelen llevarte a perder agua, o músculo o densidad ósea; y así afectan tu salud y rendimiento físico.

Las variaciones en la grasa corporal no son de un día para otro, así que no hay que pesarse todos los días esperando ver un cambio drástico.

Primero porque no debería haberlo si queremos seguir unas directrices sanas, y porque si se está haciendo de forma saludable no hay cambio perceptibles de un día para otro.

Sé constante, ningún atajo que anuncien como fácil y en poco tiempo puede ser fiable. Sólo la dieta equilibrada y sana, junto con la actividad física en conjunto y llevados a cabo con constancia, podrán ayudarte con tu objetivo

LA AUTORA:

Anabel Ávila, es Entrenadora Personal, Nutricionista Deportiva, Instructora de Body Pump y CxWorx. Su gran pasión: ayudar a la gente a tener mejor calidad de vida aprendiendo a vivirla de forma más sana. Sin fórmulas extrañas, su mayor apuesta: un estilo de vida saludable.

facebook logo

twitter logo

instagram logo

Google+

Sigue a Anabel en sus redes sociales

[learn_more caption=”Imagen”] .flickr.com/photos/philgradwell/12420412833[/learn_more]

Loading...