abdominales
Loading...

No importa si se corre por salud, por estética o para competir; los abdominales son un grupo muscular fundamental, para lograr los mejores resultados, en cualquier objetivo.

Uno de los grupos principales y mas conocidos músculos del core; los famosos abdominales son sumamente pretendidos por muchísimas personas y  suelen ser incluidos en la mayoría de los programas de entrenamiento.

Existe una gran cantidad de formas de ejercitarlos, muchas correctas y otras tantas incorrectas. Algunas son acertadas en ciertos casos, otras en otros, pero todas dependen de una buena técnica.

Dejando la selección a cargo del entrenador o del atleta, enfocaremos dos aspectos fundamentales: las ventajas del ejercicio abdominal y las recomendaciones generales para una buena ejecución.

VENTAJAS

Abdominales potentes y resistentes colaboran con una postura correcta de la espalda, factor fundamental en la economía de carrera. Colocan la pelvis en la posición correcta, evitando curvas exageradas (y sus consecuentes dolores y lesiones) de la columna vertebral.

En lo que hace al movimiento, tener abdominales fortalecidos,  favorece a una mayor amplitud de movimiento en la zancada, a su vez que la potencian. Colaboran en la absorción del impacto del pie contra el suelo.

Conectan la energía generada entre el braceo y la zancada, logrando una mayor propulsión. Mejora la estabilidad al correr, sobre todo cuando aparece la fatiga, brindando mejores sensaciones durante la carrera

Aunque no suele ser considerado por muchos, mejoran la respiración, participando en la expulsión del aire de los pulmones.

La cantidad de ventajas son enormes, incluso se aprovechan también, no sólo corriendo, sino en cualquier otro deporte. Obtenerlas es más fácil de lo que se suele pensar.

EL GRAN SECRETO: LA TÉCNICA

[adrotate banner=”36″]Más allá del tipo de ejercicio abdominal que se use, hay recomendaciones generales que permitirán cuidar la salud, evitando lesiones por una ejecución incorrecta, y aprovechar al máximo el entrenamiento.

Es normal escuchar corredores que dicen: “hoy hice 500 abdominales“, pensando que esa es la clave del éxito. Sin embargo,la primera y más importante recomendación: NO importa el número de abdominales que se realice, sino la forma en la que se haga.

La velocidad del movimiento debe ser constante, controlada y pausada, tanto en la contracción como en la extensión del abdomen. Evitando el uso de la inercia o la ayuda con los brazos.

Durante el movimiento que realices, es recomendable inspirar por la nariz en la relajación y expirar por  la boca en la contracción, sin retener jamás el aire ni forzar la exhalación.

data-ad-format="rectangle"

Este grupo muscular tiene su inserción superior en el tórax, en las costillas inferiores, todos los grupos musculares que estén por arriba deben estar relajados: pectorales, hombros, brazos, y, principalmente, cuello y rostro.

La contracción de las zonas mencionadas, es una señal inequívoca de que se está realizando el ejercicio incorrectamente. Más allá del tipo de ejercicio, se debe evitar que la espalda se arquee o se hiperextienda demasiado.

Siempre se debe trabajar en bloques de repeticiones o tiempo, parcializando el esfuerzo, pueden ser de tres a seis, para permitir que el músculo descanse y logre un trabajo duradero. El momento ideal de ejecución es luego de la sesión de entrenamiento, ya que toda la musculatura está caliente, disminuyendo el riesgo de lesión.

El tiempo requerido es ínfimo, apenas 5 minutos, tres veces por semana, con una correcta ejecución, otorgan todos los beneficios mencionados.

Para correr hay que pensar; aprovechar la potencia abdominal es una muestra de inteligencia.

flickr photo by Port of San Diego http://flickr.com/photos/portofsandiego/7244582938 shared under a Creative Commons (BY) license

Loading...