errores

Es inevitable, todo corredor ha sufrido un verdadero fracaso en una carrera.

Lo que sí es evitable, es cometer estos 8 errores aberrantes que arruinan  el rendimiento de un corredor.

1.- CORRER LESIONADO

Nadie quiere perder un entrenamiento y como consecuencia de esto, los corredores suelen correr con dolor.

El tonto error que casi todos hemos cometido alguna vez, es correr un día con una molestia con la esperanza de que mejore  y  correr al día siguiente con la misma molestia.

El problema es que así, la pequeña molestia, se convierte en dolor y luego en una lesión que te impide correr.

2.- SER INCONSTANTE Y PRETENDER RESULTADOS

A muchas personas les gusta correr y disfrutan cada vez que lo hacen, pero no pueden crear un hábito y correr con constancia.

Lamentablemente, esta falta de constancia, es una de las principales razones de lesiones y bajos rendimientos.

Así, muchos corredores sólo corren los fines de semana, otras semanas no corren y otras semanas corren todos los días para intentar “recuperar lo que no hicieron”.

Grave error!! No seas inconstante.

3.- ARRUINAR LOS ENTRENAMIENTO REGENERATIVOS

Una buena preparación física no solamente se basa en periodizar correctamente los esfuerzos de la sesión sino también en saber aplicar las estrategias de descanso óptimas para superar la fatiga generada.

Una de estas estrategias es  incluir entrenamientos regenerativos (a ritmos y volúmenes bajos) y días de descanso total, ya que son los que permiten recuperarte luego de duros esfuerzos y ayudar a fortalecer tu cuerpo y mejorar.

Cometer  el tonto error de correr demasiado rápido o demasiados kilómetros en los entrenamientos regenativos o entrenar cuando te corresponde no hacer absolutamente nada, es un error que puede salirte muy caro.

https://runfitners.com/2013/08/ser-demasiado-competitivo-la-forma-mas-simple-de-arruinar-tus-entrenamientos-de-recuperacion/

4.- CORRER POCO

Los kilómetros que un corredor de fondo corre en sus entrenamientos,  son los cimientos (o deberían serlo) de tu forma física.

data-ad-format="rectangle"

La suma de los kilómetros que corres cada día, representan tu volumen de entrenamiento y a partir de él se pueden obtener muchas conclusiones sobre tu futuro deportivo.

Básicamente, si tu kilometraje es escaso, será muy difícil que llegues entero a la línea de meta; pero si es excesivo correrás el riesgo de no llegar a la línea de salida por culpa de una lesión.

Sin embargo, ello no quiere decir que debas aumentar tu kilometraje en forma abrupta y/o exagerada.

Al contrario, te recomendamos que incrementes tu kilometraje en forma gradual y progresiva hasta llegar a una cantidad que tu cuerpo pueda tolerar y que te permita cumplir tus objetivos.

5.- NO TRABAJAR EN EL FORTALECIMIENTO DE TU CUERPO

Para ser mejores corredores, tienes que correr; eso es un hecho. Si dedicas gran parte de tus entrenamientos a nadar, probablemente tengas una buena forma física, pero difícilmente puedas mejorar en forma consistente.

Sin embargo, ello no significa que solo debas correr, ya que los mejores corredores son aquellos que condicionan sus cuerpos enteros.

Los brazos también corren, los músculos del core te ayudan a tener estabilidad, tus hombros también se esfuerzan mientras corres; básicamente la mayoría de tu cuerpo participa en mayor o menor medida mientras corres.

Fortalecer y trabajar las distintas zonas de tu cuerpo durante tu preparación para el medio maratón, te hará un corredor mas eficiente, económico y que sufrirá menos lesiones.

6.- ALIMENTACIÓN BASURA

La alimentación es uno de los aspectos fundamentales para el rendimiento de un corredor, pero demasiados principiantes lo olvidan.

Caen en el error de creer que porqué corren pueden comer cualquier cosa y el resultado será el mismo. Se recompensan con alimentos basura, que no solo los hacen engordar, sino que no les permiten mejorar sus rendimientos.

Para un corredor es importantísimo, llenar el cuerpo de vitaminas y minerales y las cantidades adecuadas de carbohidratos, proteínas y grasas. Cada nutriente tiene su importancia y ningún corredor puede vivir sin ellos.

Evita caer en el error de llenarte de carbohidratos antes de salir a correr. Los principiantes no deberían correr una elevada cantidad de kilómetros  y tu alimentación diaria debería ser suficiente.

Evita consumir bebidas deportivas, geles energéticos y suplementos innecesarios que garantizan mejoras en el rendimiento. Llena tu dieta diaria de verduras, frutas, cereales, semillas y acompáñala de carnes y pescados.

7.-PRETENDER RESULTADOS INMEDIATOS

La ansiedad del corredor suele ser elevada; quieren mejorar rápido, correr mas kilómetros y “volar” en cada uno de sus entrenamientos.

Un día pretenden empezar a correr  y en un par de semanas ser mejores y exigirse al máximo.

El problema que se genera aquí es doble. Por un lado, es normal que luego de un tiempo las mejoras no sean tan evidentes como al principio y llegue la decepción o frustración.

Por otro lado, exigirte más de lo que tu cuerpo puede soportar, aumenta el riesgo de lesiones y lamentablemente, demasiados principiantes (y no tan principiantes) se lesionan.

A partir de aquí, puede surgir otro problema, creen que es normal lesionarse y hacen poco o nada por evitarlo.

8.- CREER QUE TIENEN QUE SENTIR DOLOR PARA QUE EL ENTRENAMIENTO SIRVA

El esfuerzo tiene que ser realizado de manera inteligente, permitiendo que nuestro cuerpo asimile los entrenamientos que realizamos.

Correr no tiene que doler, nunca debes correr con dolor, debes aprender a distinguir incomodidad con dolor.

Sentir incomodidad en determinados entrenamientos es correcto (los entrenamientos de velocidad, por ejemplo), pero de ninguna manera pienses que correr con un dolor en tus rodillas, tobillos o cualquier parte de tu cuerpo es normal.

Probablemente, estos dolores sean los anuncios que te da tu cuerpo para que entiendas que estás haciendo algo mal. Son los dolores que debes aprender a escuchar,  para evitar que te lesiones.

Loading...