Lesiones

Periostitis tibial: ¿Puedes seguir corriendo?

Lesiones, el gran problema de todo corredor y probablemente su peor pesadilla. Su gran enemigo.

Indudablemente, ningún corredor quiere lesionarse, pero lamentablemente un buen porcentaje de corredores se lesionan al año.

Cuando un corredor sufre una lesión, la principal duda es ¿puedo seguir corriendo?  ¿agravaré la lesión? En este artículo, te contaremos como actuar ante la periostitis tibial.

PERIOSTITIS TIBIAL

Como su nombre lo indica, la periostitis se presenta en la tibia, el segundo gran hueso que conforma tu pierna (el inferior).

El gran síntoma de esta lesión es una sensación de quemazón o dolor sordo en la parte interna y frontal de la tibia, que se alivia con el reposo, pero que vuelve con la práctica de la actividad, llegando incluso a dificultar su ejecución.

La periostitis es una lesión por sobreuso progresiva (cada vez molesta mas) que puede incluso hacerte doler mientras caminas.

data-ad-format="rectangle"

¿PUEDES CONTINUAR CORRIENDO CON PERIOSTITIS TIBIAL? 

Si deseas evitar que la lesión se agrave, es necesario controlarla a tiempo y evitar que aumenten sus síntomas.

FASE AGUDA

En la fase aguda de la periostitis (cuando el dolor es muy grande), es recomendable dejar de correr durante algunos días y atacar duro a la lesión siguiendo los siguientes consejos:

.- Aplicar hielo en la zona de dolor (y zonas cercanas) puede ayudarte como analgésico y así reducir el dolor.

.- Músculos  de la pantorrilla y tibial anterior acortados o tensos, pueden ser un problema (y causa) de esta lesión. Por ello los estiramientos serán importantes.

.- En vez de correr, en la fase aguda de la periostitis será recomendable recurrir al entrenamiento cruzado de bajo impacto.

.- Realizar entrenamientos en elíptico, bicicleta o natación serán ideales para no agravar la lesión y evitar perder la forma física.

.- Una vez que hayas logrado reducir significativamente las molestias (no sufras nada de dolor al caminar), será un buen momento para volver a correr de forma progresiva.

FASE INICIAL O POST-RECUPERACIÓN

Si estás sufriendo los primeros síntomas de la periostitis (o los últimos luego de la recuperación) y las molestias no son intensas, puedes intentar continuar corriendo, pero siempre reduciendo la carga de entrenamientos.

Para poder correr sin agravar la periostitis tibial, será vital que cumplas con las siguientes reglas de oro:

– ELIMINES LOS ENTRENAMIENTOS  DE MAYOR INTENSIDAD: 

Los entrenamientos de alta intensidad que incluyen intervalos a reitmos rápidos, exigen al máximo tu cuerpo y no contribuirán a que tu lesión mejore.

Por ello, es recomendable que realices todos tus entrenamientos en forma muy lenta; en estos casos llenar tus sesiones de entrenamientos tortuga es la mejor opción.

– REDUZCAS EL VOLUMEN TOTAL DE TUS ENTRENAMIENTOS.

Si deseas que la periostitis tibial no empeore es vital que reduzcas la cantidad de kilómetros que corres por semana.

La gravedad de la lesión, será que te ayudará a determinar la cantidad de tal reducción. En algunos casos deberás correr el 5o% del kilometraje y en otros casos podrás intentar con el 75%. Sé inteligente y escucha en todo momento lo que tu cuerpo te indica.

ATENCIÓN:

SÉ INTELIGENTE A LA HORA DE TOMAR UNA DECISIÓN. SI EXIGES MUCHO TUS PIERNAS Y DEJAS QUE LA PERIOSTITIS SE AGRAVE, PUEDES SUFRIR LAS CONSECUENCIAS.

SÉ PRUDENTE Y SIEMPRE CUIDA TU CUERPO.

flickr photo by Oneras http://flickr.com/photos/oneras/15971743106 shared under a Creative Commons (BY-SA) license

loading...
Loading...

COMENTARIOS

RunFitners

RunFitners

RunFitners.com, es el sitio web donde encontrarás los mejores artículos sobre nutrición para runners, ejercicios y entrenamientos, motivación y todo lo necesario para que te conviertas en un mejor corredor.

Previous post

Cinco trucos para empezar a correr ya

Next post

10 cosas que debes hacer la semana previa a un 10k