Lesiones

Ruptura del tendón de aquiles en corredores: Lo que tienes que saber

El tendón de Aquiles es el tendón más grueso y más fuerte en el cuerpo humano y conecta los músculos de la pantorrilla con el dorso de tu talón.

El nombre de este tendón proviene de la mitología griega, donde el guerrero Aquiles tenía un solo punto débil, el talón, ya que el resto de su cuerpo era invulnerable.

El tendón de Aquiles comienza en la unión músculo tendinosa de los gemelos y el sóleo (los músculos de tus pantorrillas) donde es aplanado y luego se redondea a unos 4 cm de su inserción para finalmente, aplanarse de nuevo, expandirse e insertarse en la mitad de la superficie postero inferior del calcáneo (el hueso que forma tu talón).

El tendón de Aquiles es el responsable de trasmitir la fuerza de la contracción de los músculos que forman los conocidos gemelos (músculo gastrocnemio) y el soleo. Esta fuerza se traduce en el movimiento de flexión plantar del pie.

Aunque en corredores, la lesión más común en esta zona es la tendinosis (de la que ya hablamos en este artículo), la ruptura del tendón de Aquiles también es un problema que vale la pena conocer y evitar.

RUPTURA DEL TENDÓN DE AQUILES

Un tendón es un tejido conectivo fibroso formado por colágeno que une los músculos a los huesos (aunque pueden unir también los músculos a estructuras como el globo ocular).

data-ad-format="rectangle"

Es decir que los tendones sirven para mover nuestros huesos y son estructuras sumamente elásticas que son capaces de soportar altas cantidades de fuerzas de tracción.

Sin la conexión de los tendones entre los músculos y los huesos, sería imposible que el cuerpo se mueva en la forma que lo hace.

La cantidad de fuerza que los músculos pueden generar son transferidas a los huesos mediante los tendones, por lo que juegan un rol esencial para los corredores, ya que almacenan y liberan energía elástica que es utilizada para propulsar el cuerpo hacia delante.

Los tendones tienen muy poco suministro de sangre directo y obtiene la mayor cantidad de sus nutrientes a través  del líquido sinovial.

La ruptura del tendón de Aquiles, describe la condición en la que el tendón está completamente desgarrado o se ha separado completamente del hueso del talón.

Una buena cantidad de de las rupturas del tendón de Aquiles que se producen en corredores, se suelen ver luego de un largo proceso de tendinosis que produce la degeneración del tendón hasta el punto que ante una exigencia física que no necesita ser extremo lo rompe.

Lo que suele suceder en estos casos (aunque existen particularidades dependiendo el corredor) es una desproporción entre la fuerza que puede soportar el tendón y la fuerza de contración de  los músculos de la pantorrillas.

La combinación de esos factores y entrenamientos sin entrar en calor debidamente, también puede contribuir a la aparición de esta molesta y grave lesión.

Las causas mas recurrentes de la ruptura del tendón de Aquiles suelen ser: el sobreuso o excesivo entrenamiento; elevada cantidad de entrenamientos en cuestas (sin estar adaptados a ello), trauma directo al tendón (producto de algún golpe o accidente); malos estiramientos (o inexistentes) de los músculos de la pantorillas y del pie; debilidad muscular, tendinosis sin tratamiento ni cambios en la forma de entrenar.

https://www.youtube.com/watch?v=o4p-xHYuEhY

EL PROBLEMA DE  LA RUPTURA DEL TENDÓN DE AQUILES

El primer gran problema de la ruptura del tendón de Aquiles, es la imposibilidad de continuar corriendo, ya que  la estructura inferior de la pierna quedará desconectada e inestable.

Tan problemática es esta lesión que, no solo no podrás correr, sino que tampoco podrás correr con normalidad (el dolor será severo).

El otro problema de esta lesión es que a menudo ocurre sin advertencia previa. Quienes la han padecido, suelen expresar que al producirse la lesión se siente como un  “estallido repentino” o una sensación punzante en la zona.

El tercer gran problema de la ruptura del tendón de Aquiles, es su recuperación: es larga (normalmente entre 4 y 6 meses) y requiere de esfuerzo y mucha paciencia.

ATENCIÓN: 

Un tendón de Aquiles roto se hinchará notablemente poco después de producida la lesión, con hematomas generalmente visibles.

En forma inmediata, deberías aplicar hielo  para reducir la hinchazón y proceder a la  presión moderada  con un vendaje de compresión.

Es importante que busques  atención médica lo más rápido posible, ya que tratar incorrectamente esta lesión puede producir una “cicatrización”incorrecta del tendón  y afectar su  correcto funcionamiento posterior. 

El médico será el que defina el correcto tratamiento de la lesión (puede ser necesaria la cirugía).

flickr photo by 2bmolar http://flickr.com/photos/12463666@N03/18468050571 shared under a Creative Commons (BY) license

loading...
Loading...

COMENTARIOS

RunFitners

RunFitners

RunFitners.com, es el sitio web donde encontrarás los mejores artículos sobre nutrición para runners, ejercicios y entrenamientos, motivación y todo lo necesario para que te conviertas en un mejor corredor.

Previous post

Aumenta tu cadencia con la ayuda de la música

Next post

Entrenamientos de intervalos para principiantes: Recomendaciones y ejemplos